viernes, 28 de agosto de 2009

De profesión, "salsero"

Si empieza usted a tener la sensación de que su rutina laboral se ha convertido en una concatenación de llamadas telefónicas, correo electrónico entrante y saliente y reuniones que no sirven para absolutamente nada, ya puede usted considerarse un profesional del salseo. Dícese del salseo al acto inconsciente de chapotear en cualquier medio, conocido o ajeno, con el único fin de representar que se está trabajando por unos intereses determinados. Es un fenómeno indispensable de las reuniones “de coordinación” o “seguimiento”, y que está ganando cada vez más adeptos. Reconocerá al instante un evento salsero por una serie de rasgos característicos:

1. La presencia de más de dos asistentes por cada una de las partes implicadas: cada abogado trae a sus abogados, cada técnico a sus técnicos subcontratados o la presencia de varias jerarquías de una misma cadena de mando, es decir, el que firma, el que habla y el becario extranjero que hace el trabajo para integrarlo a su tesis doctoral. Tal situación, aunque pudiera parecer absurda, es una cuestión de aritmética pura: el número de individuos que participan de las decisiones es indirectamente proporcional a la repercusión de responsabilidad por individuo y directamente proporcional al pollo que se monta cuando alguien pide responsabilidades. El becario se libra porque ni siquiera estaba contratado.



2. La presencia de asistentes absolutamente ajenos al tema objeto de la reunión, genéticamente diseñados para intervenir en ella de la forma más inesperada y que nadie sabe quién los ha convocado. Se están realizando extensas investigaciones para explorar la capacidad de las salas de reuniones para generar asistentes por sí mismas. Otra posible teoría es que el ente convocante tenga contratado un servicio de asistentes por defecto, muy utilizado en las fiestas de alto estanding, que asegura el ambientillo aunque acuda menos gente de la prevista.

3. La enunciación del dato catastrófico o “el aleteo de las alas de una mariposa pueden provocar un Tsunami al otro lado del mundo”. Se produce cuando alguien, en el transcurso de la reunión, aporta un dato erróneo pero aparentemente fiable y que, por el fenómeno de la reiteración, acaba por parecer cierto, tanto que cuando meses después se monta un pollo y alguien pide responsabilidades, nadie sabe nada y la mariposa se libra porque tampoco estaba contratada.

4. El minuto de gloria para todos los asistentes. Es un hecho irrenunciable porque la satisfacción de los egos es necesaria para el correcto transcurso del salseo y porque si se consigue dilatar suficientemente una reunión, al final alguien propone que traigan café.

5. Finalmente, el acuerdo de todas las partes en reunirse nuevamente para seguir dilucidando. Este hecho es determinante para detectar un salseo, porque el salseo por definición, aspira a la atemporalidad, y a poder seguir pagando los forfaits de muchas familias.

Para el caso de que usted ostente un cargo con cierta responsabilidad, debe saber que no todas las reuniones son de salseo. Si algún día le convocan a una barbacoa, dígale a su madre que llame y diga que está usted enfermo y, si no funcionase, al menos no sea tan ingenuo como para ofrecerse a poner la butifarra.

viernes, 21 de agosto de 2009

viernes, 14 de agosto de 2009

'Bujer' soltera va de boda

"BE HA IDO DE BIEN BOGUITO BARA GOGER EL RABO..."

viernes, 7 de agosto de 2009

Casting de mariquita

" ...PERO AL FINAL COGIERON A LA OTRA PORQUE ERA RUBIA".